Así debería ser la puerta de acceso a tu casa

46 Vistas

Imprimir
La puerta de acceso a tu casa es uno de los puntos más importantes en cuanto a seguridad de una vivienda. Esta es la principal razón por lo que considerar si tu puerta de acceso contiene las
funciones necesarias y está instalada con los elementos adecuados para que la puerta garantice la seguridad de tu hogar: cerrojos, mirillas, cerraduras… Además, las estadísticas indican que la
mayoría de los ladrones suelen acceder a través de las puertas principales o traseras. Por lo tanto, ¿te has planteado alguna vez si el sistema de seguridad de tu puerta es el más adecuado para mantener a salvo tu vivienda?

Estas algunas sugerencias para que tu seguridad sea una inversión en tranquilidad: El primer consejo que te damos es que te asegures de que tu puerta no sea hueca, en caso contrario te recomendamos que la cambies cuanto antes. Para saber si la puerta es hueca, solo tienes que golpearla con los nudillos y atender al sonido que emite. Todas las puertas de exterior deben ser sólidas y macizas, fabricadas en madera maciza con una lámina de acero interior o mucho mejor, totalmente de acero como las puertas acorazadas. También deberán estar reforzadas con un bloqueo de cerradura para que no puedan abrirse con facilidad.

Cómo mejorar la seguridad de la puerta principal

Además de contar con una puerta de seguridad adecuada, es decir, blindada o acorazada, hay otros elementos que te ayudarán a obtener la seguridad de tu hogar. Uno de los elementos que no debes descuidar es la cerradura. Contar con una buena cerradura es una importante garantía de seguridad. Por lo general, se tiende a dar por hecho que la que tenemos es suficiente y nos protege. No obstante, los sistemas de protección aumentan al igual que avanzan las técnicas utilizadas por los que quieren entrar en una vivienda.

El bombín, también llamado cilindro o bombillo, es otro elemento muy importante en la seguridad ya que, en caso de robo, es el primer elemento que se tratará de forzar de tu puerta. Para garantizar la seguridad elige aquellos que tengan las características adecuadas para evitar robos: antiganzúa, antitaladro, y antibumping. La mirilla en la puerta de entrada es otro elemento fundamental. Instala mirillas con gran ángulo
de visión a la altura de los ojos en todas las puertas exteriores. Intenta encontrar mirillas cubiertas para evitar que se puede ver desde el exterior con mirillas inversas o herramientas especiales.

En un gran porcentaje de los robos, los ladrones entran en las casas de las víctimas por el descuido de una puerta abierta. Incluso los cerrojos más seguros del mundo son inútiles si no se dan uso. Cierra con llave todas las puertas exteriores cada vez que salgas, nunca se sabe quién te está vigilando ni el tiempo que vas a tardar en volver.