Los hurtos en las tiendas podrían significar hasta un año y medio de prisión cuando superaran los 400 euros. Los comercios minoristas pierden 1,3% de su facturación por concepto de hurtos.