Con la llegada del invierno los días se hacen mas cortos y el frío de las calles invita a quedarse en casa. Esta escasez de posibles testigos en las calles sumado a la escasa visibilidad de la noche, invita a los ladrones a cometer delitos en aquellas casas que parezcan vacías.