La escena se repite varias veces al año en cualquier provincia española: individuos encapuchados entran en las instalaciones de una estación de servicio en el turno de la noche. Portando escopetas recortadas, pistolas o armas blancas, intimidan al personal. Aunque no es lo mas habitual, los empleados pueden sufrir agresiones o resultar heridos si no muestran actitud…