Como no, los ladrones especializados en hoteles tampoco faltan durante esta época del año.  Se pueden identificar como turistas para observar los pasillos en busca de una puerta mal cerrada, o forzar o hackear las cerraduras electrónicas para sustraer objetos de valor de las habitaciones que vigilan.