Ya ha pasado la temporada de vacaciones. La época favorita de los ladrones para efectuar sus robos, aprovechando la ausencia prolongada de los propietarios de las viviendas. Pero una vez terminado el periodo estival ¿podemos bajar la guardia?