La mayoría de los padres no sabe qué hacen sus hijos cuando se conectan a la red.