Seguridad bajo las tormentas eléctricas.

Seguridad bajo las tormentas eléctricas.

La probabilidad de ser alcanzado por un rayo es mucho mayor en el medio rural que en el urbano. Los altos edificios con estructura metálica protegen las zonas adyacentes y derivan a tierra la descarga eléctrica, al igual que los pararrayos, pero no por ello en la ciudad se está 100% seguro cuando se producen este tipo de tormentas. Por ello os ofrecemos unos consejos de seguridad para evitar ser alcanzado por un rayo bajo tormentas eléctricas.

Desde 1941 hasta 1979 se produjeron alrededor de 2.000 fallecimientos por alcance de rayos. Desde entonces estas cifras han disminuido sustancialmente, lo que seguramente tiene mucho que ver con el cambio de una sociedad rural a otra fundamentalmente urbana, con todas sus implicaciones. En el período 1990-2000 se produjeron 73 víctimas mortales por caída de rayos. En el año 2000 y 2001 se produjeron 7 y 4 fallecimientos por esta causa.

Aunque la cifra va en descenso, siempre es mejor tomar ciertas medidas de seguridad y seguir estos consejos:

Si nos encontramos a cubierto (en casa, en una oficina…):

  • No asomarse al balcón o ventanas abiertas para observar la tormenta.
  • Cerrar puertas y ventanas para evitar corrientes de aire pues éstas atraen los rayos.
  • Alejarse de la chimenea y NO hacer fuego en ella o apagarlo si está encendido. De las chimeneas asciende aire caliente cargado de iones, lo que aumenta la conductividad del aire abriendo un camino para las descargas eléctricas actuando como un pararrayos.
  • En caso de hallarnos en un piso o vivienda, hay que desconectar los electrodomésticos, los aparatos eléctricos y las tomas de antena de televisión, ya que el rayo puede entrar por las conducciones de electricidad y TV causando daños o la destrucción de estos objetos. Conviene permanecer alejados de las tuberías del agua y del gas y del teléfono o el ordenador. Todos estos objetos pueden conducir la electricidad y provocar electrocución. Dejar las luces encendidas, sin embargo, no aumenta el riesgo.
  • Hay que postponer los baños, las duchas y el lavado de la vajilla o usar agua corriente para cualquier otro propósito hasta que la tormenta haya pasado porque a través del agua existe también riesgo de electrocución.

Si nos encontramos en el exterior:

  • En tal caso conviene dirigirse inmediatamente a un lugar seguro.
  • No echar a correr durante una tormenta y menos con la ropa mojada, esto es muy peligroso. Se crea una turbulencia en el aire y una zona de convección que puede atraer el rayo.
  • Alejarse de objetos metálicos como vallas metálicas, alambradas, tuberías, líneas telefónicas e instalaciones eléctricas.
  • Alejarse de terrenos abiertos y despejados, como praderas, cultivos y campos de golf.
  • Si estas en terreno abierto, apaga tu teléfono móvil. Sus radiaciones electromagnéticas pueden atraer los rayos.
  • Nunca refugiarse debajo de un árbol o una roca o elementos prominentes solitarios.
  • El mejor sitio para refugiarse a la intemperie durante una tormenta ES UN VEHÍCULO CERRADO.