Mejorar la Seguridad en Farmacias

Mejorar la Seguridad en Farmacias

Los establecimientos farmacéuticos son objeto de variadas formas delictivas, desde hurtos de productos de perfumería y cosmética a peligrosos asaltos a mano armada en busca de dinero en efectivo o estupefacientes. En este artículo, presentamos algunos consejos sobre cómo prevenir los robos y qué hacer para proteger no sólo los productos farmacológicos, sino también la integridad de clientes y personal de farmacia.

Empecemos por conocer cuáles son los tipos de delincuentes mas comunes en una Farmacia:

  • Oportunistas

El oportunista es un ladrón ocasional, que se aprovechan de las distracciones del personal. Actúa a la luz del día, durante el horario de atención al público.

Trata de llevarse algún producto caro, como una lata de suplemento alimenticio para bebé o un frasco de perfume. También las cremas hidratantes o los artículos de maquillaje —que se pueden ocultar fácilmente en la ropa— son blanco cotidiano del oportunista.

  • Bandas organizadas

Los delincuentes organizados, por otra parte, llegan atraídos por los stocks de medicamentos, (especialmente drogas, estupefacientes y medicamentos caros) que podrían colocar luego en el mercado negro.

Actúan en grupo y suelen operar en las horas en que el establecimiento permanece cerrado. Se toman su tiempo para entrar y vaciar el local.

  •  Toxicómanos

Generalmente intentan conseguir además de dinero, medicinas, jeringas, o cualquier producto de gran valor que luego puedan revender. Suelen portar algún arma blanca con la que amedrentar al personal de la farmacia. En ocasiones, intentan conseguir medicamentos con recetas falsas.

Este tipo de delincuente, no dudará en regresar a la farmacia si la encuentra vulnerable.

  •  Atracadores

Finalmente, están los más peligrosos: los atracadores a mano armada. Suelen ocultar su rostro para no ser identificados fácilmente. y pueden ser individuos aislados o grupos. Actúan en farmacias que consideran que manejan grandes cantidades de dinero. Con el uso de tarjetas de crédito y débito ya no se manejan grandes cantidades en efectivo. Como consecuencia, pueden volverse muy violentos si sospechan que se les está ocultando el dinero.

A estos delincuentes les interesa asestar el golpe lo más rápido posible y huir en cuestión de segundos. Durante el atraco, pueden realizar destrozos importantes en el mobiliario para intimidar al personal.

 Medidas de Seguridad

A grandes rasgos, las medidas de seguridad que puede implementar una farmacia se enmarcan en tres grandes categorías:

  • seguridad organizativa, que incluye adopción de hábitos seguros y entrenamiento de personal.
  • seguridad locativa, que se refiere al diseño del establecimiento y la disposición del mobiliario. Esta categoría abarca el uso de cajas fuertes, el reforzamiento de puertas y aberturas con cerramientos resistentes a los ataques, la instalación de exclusas en las entradas, las cerraduras con mando a distancia y la colocación de luminarias en puntos clave.
  • seguridad electrónica, que engloba el equipamiento con dispositivos de vigilancia y alarma. Las cámaras de vídeo, los detectores de movimiento, los botones de pánico y los equipos de monitoreo y grabación entran en esta categoría.

MEDIDAS ORGANIZATIVAS

Es importante entrenar al personal para que, en caso de ataque a mano armada, todo se resuelva con rapidez. Cuanto antes se vayan los delincuentes, menor será el riesgo para empleados y clientes. Los dependientes deben hacer lo que ordenen los atracadores, sin protestar. Si una orden es imposible de cumplir, deben decirlo. Aun cuando el arma exhibida aparente ser de juguete, hay que tratarla como real.

Recuérdele a sus empleados que los ladrones no sólo se interesan por dinero: los bolsos personales, billeteras, celulares y tarjetas de crédito también son atractivos para ellos.

Otra buena medida es incentivar el pago electrónico. Si hay que trasladar efectivo al banco, conviene rotar a los empleados que lo transportan y variar continuamente los horarios de traslado. Los dueños nunca deben llevar el dinero a su casa.

MEDIDAS LOCATIVAS

Actualmente, las farmacias se parecen cada vez más a autoservicios, con pasillos donde los clientes pueden circular a gusto. Pero siempre debe existir un mostrador que separe el sector privado reservado a preparaciones y almacenamiento. En lo posible, ese sector debe estar organizado de manera que sea posible escapar hacia allí en caso de peligro.
En cuanto a seguridad personal, la medida más sencilla es no tener objetos que los delincuentes puedan usar como armas improvisadas. La distribución de los mostradores debe ser tal que impida el contacto físico con los posibles atracadores.

En España, las autoridades no exigen a las farmacias medidas específicas para el manejo del dinero.  Sólo reglamentan la existencia de un tabique, reja o cristales de seguridad en la fachada del local, que proteja a los empleados en horario nocturno. Si se usa un tabique, entonces deberá contar con un túnel o bandeja de vaivén a través la cual dispensar los medicamentos.

Es importante que el acceso a la farmacia cuando esta permanece cerrada, este limitado al máximo. Una puerta de grado V, limitará mucho las opciones de acceso a través de ella.

cubbsafes-caja-fuerte-ranura-serie-omega-E-04_webCon todo, conviene que las farmacias limiten el efectivo a una cantidad ínfima y que los empleados depositen el resto en una caja fuerte. Hay muchos tipos de cajas fuertes, desde simples dispositivos de sobremesa, pasando por cajas diseñadas para guardar ordenadores y tabletas, hasta cajas complejas homologadas para resistir ataques de nivel 4.

MEDIDAS ELECTRÓNICAS

Un sistema de videovigilancia o circuito cerrado de television (CCTV) es indispensable para disuadir a los asaltantes y oportunistas.  Las cámaras deben contar con buena resolución (idealmente, 1280 píxeles o más) para poder distinguir los rasgos faciales. Se las debe colocar alguna a la altura de la vista y, en lo posible, otra a la entrada. Conviene que algunas estén claramente visible y las demás, ocultas.

También es indispensable un sistema de alarma que avise de intrusiones. La señalización de su instalación en el local también funciona como elemento disuasorio. Estos sistemas de alarma, pueden estar conectados a los sistemas de videovigilancia, de tal manera que pueda monitorizarse cualquier intento de intrusión y poder avisar a los cuerpos de seguridad.