Herramientas de Control Parental en Internet

Herramientas de Control Parental en Internet

La mayoría de los padres no sabe qué hacen sus hijos cuando se conectan a la red.  Los niños y adolescentes son vulnerables al uso inadecuado de Internet. Según NetNanny, un sitio web de control parental, la mayoría de los niños son expuestos a pornografía antes de cumplir los 11 años de edad.  Pero los delitos a los que se exponen son infinitos: acoso e intimidación cibernética,  robo de identidad, pederastia, drogas. Por eso, se han desarrollado herramientas de control parental.

Los navegadores web y los sistemas operativos de los ordenadores tienen incorporadas versiones elementales  de estas herramientas. Pero dada la proliferación de smartphones y tabletas, es cada vez más difícil controlar todas las formas de acceso de los menores. A raíz de esto, la tendencia actual es que el sistema no se encuentre en el dispositivo local, sino en la nube.

En el mercado hay muchas opciones de software, en versiones gratuitas, de prueba y de pago.  Todas tienen un inconveniente: no son infalibles.  Algunas de las herramientas más útiles son:

  • Qustodio, desarrollada en España, es gratis para un dispositivo. Funciona en cualquier sistema operativo y se configura en minutos, pero para instalar el software en más de un dispositivo hay que abonarse a un servicio Premium.
  • NetNanny,   tiene planes que arrancan en los 10 dólares.
  • PC Pandora, como su nombre indica, sirve sólo para PC (y con Windows).
  • McAfee Safe Family, del mismo desarrollador de los antivirus. Se puede probar gratis por 6 meses.
  • Norton Family, pionero del control parental en la nube. Guarda capturas solo por 7 días en la versión gratuita.

Cómo Funciona el Control Parental

Los padres tienen 2 opciones de control:

  • Filtrar y bloquear
  • Monitorizar y registrar

Registros

Las herramientas de monitoreo y registro capturan y recopilan la actividad de los menores.  La más elemental es el Historial que guardan todos los navegadores y al cual se accede generalmente con la combinación de teclas Control + H. El mayor problema con esta herramienta es que los menores casi siempre saben cómo borrarlo, por tanto, lo mejor es recurrir a software especializado.

Filtros

Los filtros analizan texto en busca de patrones inapropiados. Como cualquier filtro de texto, es muy difícil para el motor de búsqueda determinar si se está ante vocabulario inapropiado o sólo se trata de un falso positivo. Por tanto, es posible que la aplicación bloquee el acceso a contenido legítimo.

Los filtros emplean diversas estrategias para llevar a cabo el control parental:

  • Consultar una tabla de vocablos inaceptables y compararla con el texto de direcciones web, contenidos de las páginas, mensajes de chats e intercambios en redes sociales. A esto se le llama “filtrado semántico”.
  • Consultar una lista de sitios marcados como inapropiados. Se bloquea el acceso a toda dirección incluida en la lista. Este es el “filtro de contenido”.
  • Analizar las imágenes para determinar si se trata de fotos pornográficas.

Los navegadores web suelen ofrecer tres grados de funcionalidad de filtrado: Mínimo (bloquea sólo aquellos dominios que especifiquen los padres); Moderado (a criterio del navegador); y Máximo (será bloqueado todo lo que no se encuentre previamente aprobado en una lista blanca).

Finalmente, cabe aclarar que los filtros de control parental pueden ayudar a padres y educadores realizando muchas otras tareas. Por ejemplo:

  • Impedir el acceso a servicios:  conexiones P2P, e-commerce, chats
  • Restringir el acceso en forma personalizada, según la edad del niño
  • Bloquear según la categoría del sitio: juegos de azar, apuestas, pornografía